Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Nuria

Química en la cocina: Tomate frito

Aquel día venían unos amigos a casa a comer y pensé en cocinarles unos macarrones con salsa de tomate.

Tenía todos los ingredientes preparados: macarrones, cebolla, salsa de tomate,sal, agua, aceite y queso rallado.

Mientras hervía los macarrones aderezados con aceite y una pizca de sal, me disponía a preparar la salsa de tomate.

Puse la sartén al fuego eché el tomate y empecé a remover…

Si no removía,el tomate empezaría a saltar y la cocina se quedaría hecha una porquería.

¿Tiene esto algún porqué científico?      ¡¡¡¡¡¡SI!!!!!!

Explicación:

La salsa de tomate tiene una viscosidad más alta que el agua o incluso el aceite. Es decir, el tomate tiene un comportamiento entre sólido y líquido. Cuando está en la sartén, se comporta como si fuera un sólido.

Al calentar, la masa inferior (la más caliente) disminuye su densidad sin fluir lo suficiente como para que se creen corrientes de convección.

Se calienta mucho la parte inferior pero no la superior, de forma que se alcanzan elevadas temperaturas generándose burbujas de agua que deforman la masa del tomate hasta llegar a romperlo.

¡Chof, chof! Salpicadura!!

Conclusión:

Si removemos , generaremos corrientes de convección que “repartirán” la temperatura por todo el tomate, evitando que éste salpique.

 



escrito el 15 de Octubre de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar